¿Coloquio de los Vampiros?

Jeff Wall, "Vampires' Picnic" (cliquear foto para ampliación)

English version of this text here

No cabe duda: Michelle Obama, con su vestido de seda de color naranja, fue estupenda a la cena de gala de la Casa Blanca en ocasión de la visita del Presidente chino Hu Jintao. Claro que el vestido es un asunto importante, y dejo los demás comentarios para los especialistas. Pero me pregunto, por razones más estrictamente estéticas, si no hay lugar de establecer unos paralelismos formales (y quizás, alegóricos) entre las fotografías de dicha cena y el famoso “tableau” del artista canadiense Jeff Wall, representando la cena al fresco de un coloquio muy contemporáneo de vampiros. ¿Qué significado inaudito tendría esta comparación para la Historia del Arte? Y sobre el plano alegórico, ¿qué lección moral para la salud y la dignidad de los pueblos?

Empezamos con lo más obvio: el magnifico retrato de Hillary Clinton, el actual Secretario de Estado y sin duda, el futur Presidente de EEUU, haciendo brindis con el ex-Presidente, su leal y querido marido Bill:

Ahora bien: ¿no hay aquí, en la postura cuasi escultórica de la antigua Primera Dama, una semejanza innegable a la figura feminina vestida de blanca al centro del famoso tableau de Jeff Wall? ¿No podemos adivinar algo misteriosamente ensangrentado en la sonrisa de hielo de Hillary, haciendo como una alusión disimulada (pero seguramente voluntaria y deseada por parte del fotógrafo) a los vampiros suburbanos de la obra tan conocida del artista canadiense? Y los dientes del personaje anónimo a la derecha de la foto: ¿no demuestran a la luz del día, y casi con pinceladas de maestro, la vocación secreta de toda esta gente?

Pero hay más, y para quien quiere ahondar, no sólo la historia del arte, sino también la historia universal, el retrato en pie del antiguo y ahora muy anciano Secretario de Estado, Henry Kissinger, con su esposa la tierna y dulce Nancy, es lo que nos proporciona las emociones más sublimes:

Lo sabemos todos: saber juzgar de la calidad y excelencia de la obra es la tarea fundamental de la Crítica. Frente a esta foto, el prestigio de Jeff Wall, celebrado en todos los museos del mundo, cae en piezas. ¿Qué valen los miserables vampiros pop de las afueras de alguna vaga ciudad canadiense, en comparación con esta obra incandescente (y incluso, indecente) de un periodista desconocido del New York Times?

El decoro y sobre todo, la gravedad, tienen sus derechos. Este señor, un héroe moderno de la diplomacia, hoy tan frágil y elegante, pisando el suelo insigne de la Casa Blanca a la ayuda de una vara, fue ayer el asesino del pueblo vietnamita, desatando lluvias de bombas y mareas de minas, de acuerdo con su doctrina todavía vigente de “realismo” en el trato entre países soberanos. ¿Quién mejor que él para representar a la antigua élite aristócrata de los vampiros?

Haciendo la vuelta a la obra de Wall, el personaje central, desnudo y estirado al suelo con trazas de emperador romano, parece bien exagerado, casi patético. Efectivamente, el realismo vampírico es más fuerte, en la estética como en la vida. Y no digamos nada de la noble Nancy. Su presencia, su elevación moral como física, le dan entrada para siempre en la galeria endentada de la Alta Política. Así que podemos decir, con toda la certeza de la Crítica y toda la autoridad de la Historia del Arte, que la cena de gala de la Casa Blanca, fotografiada por el genial empleado del New York Times, es una interpretación sin parangón de una temática ya clásica: el Coloquio de los Vampiros.

.

[para ver el vestido de Michelle, cliquear aquí]

One Response to “¿Coloquio de los Vampiros?”

  1. Victoria Says:

    Siempre me interesó observar las fotos periodísticas de políticos contemporáneos como si fueran pinturas, el juego de miradas, el lenguaje corporal, la vestimenta, el contexto. Muchísimas fotos de prensa pasan frente a nuestros ojos cada día y ni atención les prestamos. Nancy como Cruella de Ville y Kissinger a punto de resbalarse sobre el piso pulido como un espejo. Es muy interesante lo que puede verse en esos detalles que el retratado no controla. Fascinante género el de la fotografía de protocolo, y muy bueno tu post. Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s