Escalas de vida

Barrio Toba: viejas casas y nuevas (fotos de C. Pentecost)

Barrio Toba es una de más de 90 asentamientos informales o “villas miserias” de Rosario, alojando a gente indígena venida del Chaco. Desde finales de las ochenta el barrio crece por olas sucesivas; hay alrededor de 400 familias, o sea, 2000 personas más o menos que viven allí. Fuimos a conocer la zona y el programa Sueños Compartidos, iniciado por las Madres de la Plaza de Mayo con apoyo del gobierno federal. Están construyendo nuevas casas para unas 250 familias, con la promesa de alojar a todos los demás en otro sitio. Lo interesante es que para construir el nuevo barrio, capacitan a los habitantes, dándoles un trabajo en blanco, un sueldo muy correcto y la satisfacción de construir sus propias viviendas. Usan una técnica italiana de paredes ligeras sobre las cuales se proyecta hormigón: no falta más que un mes y la casa está lista. Ya hicieron una primera serie y están montando actualmente los equipamientos colectivos. Es muy conmovedor ver cómo el trabajo de la Madres va desplegándose en el tiempo, pasando ahora a una fase constructiva. Fuimos muy bien recibidos.

Constructoras del nuevo Barrio Toba

Según un estudio de 2010, 15% de la población de la ciudad vive en villas, aunque cubren solamente 2% de la superficie. La población de las villas ha crecido durante la década pasada, no obstante la transformación de seis barrios por Rosario Hábitat en el periodo 2000-2003. Este programa, que implicó a unos 5000 habitantes, es una iniciativa de la municipalidad socialista, reconocida y premiada al nivel internacional. Se trata de un tentativo de urbanismo participativo, donde los habitantes ayudan al diseño de su nuevo barrio, mediante asambleas, talleres, juegos y técnicas originales de visualización de las intervenciones. Al final las casas tienen agua corriente, saneamiento, electricidad y gas natural; se han renovado las vías, hay luz, recogimiento de la basura, etc; pero el proyecto no implica la reconstrucción total del barrio, sino un mejoramiento considerable de lo existente. Según los textos disponibles, no había la misma capacitación de la gente como en el caso de Sueños Compartidos. Parece que una nueva fase de este programa está por empezarse ahora.

Aquí como en otros casos, se notan las diferencias entre las políticas sociales de la ciudad y las que se dan al nivel nacional. Las primeras responden más a preguntas éticas y criterios de diversidad, tratando de respectar la autonomía cultural de la personas y de promover la convivencia; las segundas también, pero son más cerca de la planificación centralizada, con criterios de igualdad, de integración al trabajo formal y a los sericios del estado. Resulta muy interesante para nosotros que vienen de EEUU: el respecto a la diversidad, el trabajo relacional, el pensamiento de ecología social, todo esto nos atrae al lado socialista; pero en mismo tiempo, estamos muy impresionados para los logros del kirchnerismo y no del todo en contra del neokeynesianismo  de la intervención estatal. Es obvio que adentro de la ciudad, la ética socialista coexiste perfectamente con la filosofía de libre cambio de las grandes multinacionales del puerto; obvio también que éstes, y la “sociedad rural” más largamente, hacen lo que quieren en todas partes, y una política estatal apoyada por la resistencia popular es lo único que pueda frenarlos.

La mesa amigable

Vamos circulando por el Gran Rosario, encontrando a diversas personas y conociendo proyectos variados. Domingo, nueva visita al puerto; lunes, encuentro con la gente de la Huertas Urbanas (que hemos conocido por parte en la Feria de las Semillas); martes, visita del Museo de la Memoria donde charlamos un largo rato con el director Ruben Chababo; miércoles, Barrio Toba y más tarde, Universidad Rebelde; con mucho más por todos lados. Hay algo calidoscópico en esos recorridos, como una serie de vistas y perspectivas aleatorias que requiere reflexión y discusión para significar algo. Justamente por eso el equipo del Levante ha organizado dos mesas, no redondas, pero sí, muy amigables, para tratar de teorizar la ciudad desde experiencias propias. La primera giraba en torno a la producción.

Puerto de San Lorenzo-San Martín (Gran Rosario)

Interesante, esta conversación. Tuvimos a una persona trabajando para una gran multinacional en el puerto; otra que fabrica máquinas agrícolas; y la tercera interviniendo como asesor para el programa municipal de las Huertas Urbanas. Por un poco no se entendieron del todo. Claro que las condiciones impositivas de las multinacionales son más que injustas desde la perspectiva de la industria nacional; que los decretos cayendo desde el gobierno parecen desordenados y a veces arbitrarios para los que se dedican al comercio internacional; y que todo eso, visto desde abajo y al lado de personas marginadas y excluidas, parece una muralla de China que habría que socavar por mil actos discretos de resistencia y invención cotidianas. Seguramente hay pocos momentos cuando tales perspectivas se entrecruzan. ¡Hace falta el arte para inventar encuentros tan improbables!

ExpoChacra 2005

En un momento dado me dí cuenta de que había aquí, encarnadas por nuestros invitados, tres escalas de actividad diferentes, cada uno con su modelo socio-económico:

– Para el integrante de la multinacional, la empresa tiene una lógica propia, es una cadena de producción extendida y fuera de todo control: está perfectamente dispuesta a pagar un porcentage de sus beneficio para comprar la “licencia social de operar”, pero esto hace parte del cálculo de los gastos necesarios, nada más. Es el modelo de una estrategia autosuficiente operando en el espacio sobredimensionado de la economía mundial.
– Para el fabricante de máquinas agrícolas, el gobierno debe actuar para favorecer una producción industrial local, capaz de dar trabajo a la gente. Es un modelo nacional-corporativo, donde impuestos, precios y reglamentos se negocian entre socios respetuosos de las necesidades de cada uno.
– Para el asesor de las huertas urbanas, lo que importa es la convivencia de personas con existencias fundamentalmente diferentes, cuyas vidas no pueden reducirse a factores económicos, y para quienes la riqueza es cualitativa. Es un modelo territorial, de ecología política, que busca la complejidad sin pretender dominarla.

Adrian Archento en una de las Huertas Urbanas de Rosario

Lo innegable es que cada una de estas escalas existe, y se incorpora con su modelo correspondiente en la vida de distintas personas. Parecen irreconciliables, y no obstante, se comunican bastante bien entre ellas, por poco que haya una escucha previa. Lo que pasó en la mesa amigable fue a la vez una profundización y una abertura de las ideas de cada uno, compartidas por las otras personas que estaban allí y que no hesitaban a hablar desde su experiencia.  Yo no pienso que esto se resuelve en el acuerdo de todos y la transcendencia de las contradicciones, no del todo. Lo que pasa es más bien una matización de lo que piensa cada uno, y la realización de que vivimos en un mismo mundos donde las escalas distintas se tocan y interactuan constantemente.

Antes, hubo la idea que el arte de izquierdas consistía en una traducción de la experiencia obrera frente a la planificación de la producción; o más tarde, y más cerca de nosotros, en la expresión simbólica de la resistencia y la rabia del pueblo. Hoy se añade una tercera posibilidad, que es una suerte de subversión recíproca de las distintas escalas de la actividad socio-económica, con el fin de revelar lo que no funciona en la sociedad actual (que es mucho). Para ser tan valiosa como las precedentes, esta práctica tendría que afinar su crítica hasta puntos muy tajantes – pero cortando en la estructuración de lo real, y no en la piel de los que por fin se hablan.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s