La bocca della verità

Derivando a traves de La Boca, Buenos Aires

Hay varios textos situacionistas sobre la idea de la deriva (él de Debord; él de Chtcheglov; etc.). Me parece que a todos les hace falta una teoría del mediador. ¿Sería que para ellos todo se inventa desde la soberanía revolucionaría — la ciudad y el camino, la sensación y las palabras para decirla? Para nosotros no puede ser así, imposíble. Que sean geográficos, políticos, artísticos, psíquicos, los viajes siempre tienen sus intermediadores, guías, figuras transicionales, coyotes. Voces diciendo no la verdad, pero su verdad, gente dialogando.

Fuimos a derivar a La Boca con un pequeño grupo de nuevos amigos, a la invitación de José Luis Meirás. Gracias à tí, José, y gracias infínitas a todos los que nos han acogido, guiado, introducido a sus problemáticas y a sus sueños, durante estes largas semanas en Argentina.

Fue emocionante subir la escalera hasta la casa de José, que conocimos antes cuando era la de Federico y Iris. Una casa de madera recuperada de las cajas contendores de mercancías aportadas en barcos desde Europa, no se sabe cuando ni por quien – al menos, es esto que me decían, o que recuerdo que me han dicho, o que me imagino por completo. Una sensación muy ligera, la de pasar horas charlando en alto de esta escalera, descubriendo universos singulares y desconocidos hasta aquel momento. Y nuevamente, esta misma sensación o algo parecido…

Sería interesante, ir más lejos con esta práctica de las caminatas, pasando por rincones muy distintos, con mediadores a cada vez diferentes. José nos ha preparado todo un programa, que no pudimos hacer por completo, lo pongo aquí:

1- encuentro en el bar de Víctor, tiene nombre y es Rivera Sur

2- calle Necochea, “la calle de las cantinas”, hoy ya no queda ninguna pero sí los rastros de su vieja opulencia “mersa” en frentes y letreros. Destino casi obligado de la clase media y media baja porteña para reuniones de fin de año laborales, despedidas de soltero y celebraciones varias, desde fines de los 50 hasta mediados de los 90. De culminación casi abrupta hoy es un cementerio de locales gigantes ocupados por centenares de familias. Lugar donde se podría decir que operó un fenómeno opuesto a la gentrificación.

3- Ascenso al cruce peatonal del puente Nicolás Avellaneda, vistas panorámicas:
a-  vista panorámica de Isla Maciel (viejo centro prostibulario, una especie de “villa-zona-roja abierta al público” (hoy impensable) de la clase trabajadora de Dock Sud, La Boca y destino de iniciación sexual y aventura juvenil para muchos jóvenes de los suburbios sureños, desde los 50 hasta los 70.
b- Vista panorámica del Polo Petroquímico de Dock Sud y la denominada Villa Inflamable (dicen que de algunas canillas sale agua que es combustible)
c- vista de la boca del riachuelo en su entrada al estuario del Río de la Plata, vista de la ocupación y construcción de villas en altura y su contraste casi imitador de las torres de puerto madero.

4- Caminata por la rivera boquense hasta el Pte. Pueyrredón “Viejo” recientemente reinaugurado luego de 10 años de clausura (en el camino el puente Barraca Peña y vista de todas las viejas “barracas” de curtiembres y laneras, así como las areneras al borde.

5- ingreso breve a Avellaneda (150 metros nada más) para ver el Bingo y el Mural de Darío y Maxi en la subida del puente Pueyrredón “nuevo”. Mirada al Cine Roca y al Cine Colonial, uno era fuerte en el soft core y las películas de Isabel Sarli “en continuado”, el otro pasaba Bruce Lee a full, destinos de “rateadas” púberes en los variados establecimientos educativos concentrados en el centro de Avellaneda, y los de la zona, hasta mediados de los 80 (cabe aclarar que esta programación especializada de cine no existía dentro de la Capital Federal.

(evitamos la estación Darío y Maxi a pedido de varios y adhiero, nos quedamos con el recuerdo de Bruce y La Coca, por ahora).

6- volvemos a Barracas por el viejo Puente Pueyrredón, previa vista desde allí del antiquísimo Puente Bosch, lugar donde se produjo la trajedia del tranvía 105 en 1930. Refrigerio en el restaurante El Puentecito, de muy buena cocina y uno de los pocos en la zona sur de la capital que abre las 24 horas.

7- Vista del frente de la Logia masónica HIJOS DEL TRABAJO (imperdible, fundada por el mismísimo Garibaldi, pum!). Subida a los andenes de la estación Hipólito Yrigoyen (aparece en decenas de películas pues es una locación única en la ciudad para el cine de época) vista de la General Motors abandonada, vista del lugar donde muere de Mariano Ferreyra (mártir del “precariado”, murió reclamando derechos laborales para los ferroviarios precarizados, sus ejecutores no fueron las fuerzas estatales sino una patota de la burocracia sindical-empresaria que se hizo millonaria en la era de las privatizaciones y desmantelamiento ferroviario). Ferreyra muere una semana antes que Néstor Kirchner y varias versiones provenientes del propio entorno presidencial señalan que su asesinato afectó sensiblemente al ex presidente.

8- terminamos en el Circuito Cultural Barracas y a una cuadra de donde funcionaba el call center de Atento, empresa encubierta de Telefónica y escenario hace unos años del más grande conflicto de trabajadores de Call centers ultra precarizados.

Lo del puente Nicolás Avellaneda fue reelmente interesante: una zona intermediaria entre puerto y habitaciones, una suerte de tierra de nadie o más bien, del Otro, con sus propios costumbres y leyes desconocidos por nosotros. Despues, larga caminata sobre el muelle hacía el puente Pueyrredón, que no alcanzamos. Antes había tantos barcos oxidados por acá, un puerto fantasma increíble, recién limpiado por los servicios públicos que no tienen ni idea de como limpiar las aguas del Riachuelo, pues han empezado con la única cosa que se podía llevar fácilmente. Dejamos al grupo hablando y tomando café en un bar, cogimos un taxi — con uno de estes chóferes porteños que te hablan de todo — fuimos a ver el puente y la pintura mural en memoria de Darío y Maxi, y eso fue el fin del viaje más fántastico de mi vida. La “Deriva de la Pampa”.

Gracias a todos y hasta pronto. ¡Volveremos!

3 Responses to “La bocca della verità”

  1. pintorarabiosa Says:

    Extraordinaria ” memoria ” del recorrido Boquense!
    Casi un rito de pasaje…
    Ese Mundo de infinitos relatos de ” visitas ” derivadas en narraciones miradas desde miles de ojos.
    Tu recorte, acompaña y superpone otra capa ( layer ) a un relato infinito.
    Derivando… mirando a la pampa infinita. Esa que moldea una manera de ser.

    • Brian Holmes Says:

      Cuan interesante tu percepción de las capas infínitas de miradas. Eso es lo que llamabamos la multitud…

  2. jose luis Says:

    gracias brian y claire, por las fotos y los textos. Hay algo inquietante en mi foto, la falta de unos dedos a causa de un error óptico o fotográfico. Mi abuela Dora, fallecida el año pasado a los 96 años, carecía de dos dedos de su mano a causa de un accidente laboral que tuvo a los 11 años como obrera de la gran fábrica alimenticia Canale (famosa durante varias generaciones por sus galletas dulces llamadas bizcochos canale, presentadas en latas muy comunes en todo hogar porteño a mediados del siglo 20). Siempre acaricié y me tomé de esa mano con dos dedos en muñón. Cabe aclarar que lo que detallo en el plan de deriva como el lugar del accidente del tranvía en 1930 me es cercano pues mi abuela solía abordarlo para ir a trabajar y (ella decía) que por un retraso ese día no lo tomó y así sobrevivió a la tragedia. BRIAN gracias. Hoy presentamos en la FLIA de Buenos Aires el número 1 de underground con tu manifiesto afectivista en la página 3, la Flia fue en Plaza España y muchos pensamos que era casi un homenaje a los compañeros de puerta del sol. Cuántas derivas! Cuánto azar objetivo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s